Noche de cocteles y fiestas

COPAS Y BEBIDAS

En esta ocasión te aclararemos la diferencia entre cóctel y fiesta, de este modo podrás decidir cual de ellos se adecua mas al propósito de tu reunión.

Cócteles. 

En su acepción original, por cóctel se entiende una combinación de bebidas alcohólicas, no alcohólicas y otros ingredientes de lo más diverso. En los últimos años el término se ha generalizado para describir cierto tipo de fiestas que por regla general se ofrecen a partir de media tarde y cuya duración raramente excede las dos horas.

En este tipo de fiestas, y además de la bebida que les da nombre, se suele ofrecer a los invitados bebidas suaves como por ejemplo champán, cava, jerez o diferentes tipos de vino. Los licores más fuertes, si bien también pueden estar presentes, son menos habituales. Ofrecer aperitivos también es usual. La comida debe ser sencilla y ligera, siempre debe presentarse de forma que pueda tomarse fácilmente con los dedos; frutos secos, pequeños canapés, dulces, etc.

El local donde se celebra este tipo de fiestas suele carecer de asientos y los invitados comprenden y asumen que se trata de acontecimientos de corta duración.

Fiestas.

Las fiestas propiamente dichas carecen de los límites de tiempo que caracterizan a los cócteles. Por ello se celebran a última hora de la tarde incluyendo la cena, o justo después de ésta. En muchas ocasiones incluyen música y baile. Si la fiesta ha de empezar tras la cena, se supone que los invitados ya han comido por lo que no se servirá comida. Eso si, puede ser buena idea tener preparado algún pequeño refrigerio frio para la hora de la despedida. Las necesidades de amplios espacios para llevar a cabo la fiesta obligan en muchos casos a recurrir a la contratación de salones en restaurantes, discotecas o locales de diversa índole. Ofrecer diversos ambientes siempre es buena idea, pues no todo el mundo deseará bailar.,  para ellos conviene reservar un espacio en el que la conversación sea posible. Una idea a tener en cuenta, aunque se debe ser prudente al aplicarla, es que puede ser interesante invitar a un número de personas ligeramente superior a la capacidad máxima del local pues siempre van a fallar algunas, y en caso de no hacerlo, un ligero exceso no hará ningún daño., eso sí, se deben tener muy presentes siempre las condiciones de seguridad del local.

El anfitrión, tanto de la fiesta como del cóctel, deberá recorrer el local atendiendo y charlando con los invitados. Ningún grupo debería ser dejado a un lado pues sería una terrible descortesía. En ocasiones es difícil resistir la tentación de permanecer cerca de los invitados que más nos agraden, pero deberemos realizar el esfuerzo de repartir nuestro tiempo.

Ahora ya lo saben, la fiesta o cóctel será todo un éxito!

Quizás también te interese...

 

 

CAIFANES